Francesinha, delicia de Oporto

Francesinha

Francesinha es un sándwich típicamente portugués que es originario de la ciudad de Oporto y que está hecho con pan, jamón curado, linguiça que es una salchicha de cerdo curado, salchicha fresca como la chipolata, carne asada o frita cubierto por un queso curado y una salsa espesa hecha con tomates y cerveza.

Se dice que la Francesinha, que significa pequeña niña francesa o francesita en portugués, fue una invención que se desarrolló en los años de 1960. Daniel da Silva, un emigrante que regresó al país después de pasar una temporada en Francia y Bélgica, intentó adaptar la receta del Croque-monsieur, que es un sándwich hecho con queso gruyere y asado al horno, a un sabor un poco más portugués. Aunque también existen otras versiones que dicen que este plato fue inventado en el siglo diecinueve.

La salsa que se le extiende a este sándwich, y algunas veces a las papas fritas que lo acompañan, es todo un secreto y cada lugar tiene su propia receta para hacerla, así que se pueden encontrar miles de clases de Francesinha en Oporto para que los turistas prueben todas las que puedas. El único ingrediente que todas tienen en común es la cerveza y la mayoría de estas salsas, no todas, tienen el tomate como su base. Su color es usualmente entre rojo y naranja y algunas de ellas se pueden comprar en los supermercados.

Francesinha

No existe una receta particular para preparar la Francesinha, pero existen varias clases en su ciudad de origen. La francesinha especial tiene huevo y/o patas fritas, aunque en algunos lugares dentro de esta categoría también caben con gambas o camarones, con cerdo asado, champiñones y crema; en algunos lugares venden este plato en donde se hace en horno de leña, en Braga venden una versión light en donde se sirve sólo con una tajada de pan y otras variaciones incluyen ingredientes como pollo, atún, bacalao y vegetales.

El lugar más fácil para encontrar este plato es en la ciudad de Oporto y sus alrededores, que es el área tradicional de esta comida, y allí muchos restaurantes y cafés lo sirves. La Francesinha también puede ser encontrada fácilmente en otras ciudades en el norte de Portugal.

En el centro y en el sur del país, puede ser más difícil probar esta delicia, pero el número de bares y restaurantes que lo sirven se ha ido incrementando, en especial en aquellos destinos turísticos y ciudades de playa como Figueira da Foz y Albufeira. En Lisboa, un buen número de lugares de comida sirven varios tipos de Francesinha, incluyendo algunas variaciones que tienen una salsa verde. Si los turistas quedan enamorados de este plato pueden convencer a alguien de que les enseñe su receta o pueden comprar las salsas típicas en varios supermercados, ya que este se ha convertido en uno de los platos más populares tanto entre los portugueses como entre los visitantes.

Foto 1 Vía: ~si
Foto 2 Vía: fortes

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Gastronomía portuguesa



Comentarios (1)

  1. Pedro dice:

    Que bueno, yo la probé hace unos años un un bar de Oporto, un bar normalito, pero……vaya exquisitez.

Deja tu comentario