Évora, ciudad favorita de la realeza

Evora

En la planicie de Alentejo en la línea del horizonte, se ve la ciudad de Évora, que mantiene el esplendor de una ciudad de la realeza. Esta ciudad, que tiene un poco más de 40.000 habitantes, es muy famosa debido a su centro histórico bien conservado y aún rodeado en algunas partes por murallas, así como su buen número de monumentos que datan de varios periodos históricos, todo lo que le ha valido para ser considerada como Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad de Évora proporciona a sus visitantes una gran cantidad de contrastes inesperados que tienen su lugar en la historia de más de doscientos años que este lugar posee. Allí podrás ver calles laberínticas, fuentes que datan de las épocas del renacimiento, calles, torres y puertas de estilo gótico; así como patios de estilo moro y plazas repletas de hermosas luces.

Los romanos fueron los encargados de crear los baños, almenajes y el templo elegante de la ciudad, mientras que los moros influyeron en la red urbana del distrito de Mouraria. Évora fue conquistada en las épocas del Rey Alfonso Henriques y desde sus inicios logró capturar la imaginación de los reyes de Portugal.

Este encanto de los reyes con la ciudad se demostró en diferentes ocasiones como cuando el Rey João II la escogió para celebrar allí el matrimonio de su sucesor con la hija de los Monarcas Católicos, lo que fue una de las celebraciones más impresionantes y ostentosas que se hayan podido ver a finales de la Edad Media. También el rey Manuel I estableció su corte en esta ciudad así como el rey João II.

Además de los reyes y la monarquía principal de Portugal, otros miembros de la realeza también acogieron esta ciudad como su hogar y construyeron allí casas y palacios rebosantes de lujos. Entre ellos se encontraban los Duques de Cadaval y los Condes de Basto, quienes tenían su residencia allí.

Y fue precisamente durante esas épocas que allí se construyeron los grandes conventos, entre los que se encuentra el popular Convento de São Francisco, y el Palacio Real. Este palacio es una combinación rara vez vista entre el estilo Gótico y la influencia en la decoración del Islam, mientras que el Convento mencionado es una de las mejores iglesias de Portugal.

Évora vivió s edad de oro en el siglo dieciséis, cuando artistas venidos de lugares como España, Italia y Flandes, llegaron allí para dejar su huella. Igualmente, Maestros de las humanidades llegaron desde la ciudad de Salamanca y París para enrolarse en la universidad, que fue fundada en 1553 y hasta el día de hoy sigue en funcionamiento. Así que vez que hay muchas razones para ir a visitar esta ciudad que está llena de historia.

Foto 1 Vía: Garygillmore
Foto 2 Vía: Georges Jansoone

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Evora



Deja tu comentario