Fado, la voz de la melancolía en Portugal

Fado, por Jose Malhoa

Portugal es un país que tiene una cultura artística muy rica y variada. De todo este conjunto de expresiones artísticas podríamos tomar al Fado como una de las manifestaciones más importantes y trascendentales de este país, ya que se le conoce como el estilo musical más conocido internacionalmente del folclore portugués.

No se sabe con exactitud como fue que apareció este género, pero muchos creen que fue en la primera mitad del siglo 19, entre las clases bajas de las ciudades portuarias y barrios marginales de Lisboa y Coimbra. Tiempo después, estas canciones se pusieron de moda en la aristocracia, que fueron haciéndolas cada vez más populares.

La palabra fado proviene del latín fatum, que significa «destino», esto resume muy bien de que se trata este estilo, ya que las canciones están cargadas de una profunda melancolía, y expresan los malos momentos de la vida a través del canto y de sus letras. Casi siempre es cantado por una sola persona, por lo general un hombre, acompañado de la música de una viola y una guitarra.

Los temas que predominan en el fado tratan sobre la nostalgia o pequeñas historias que transcurren normalmente en los barrios humildes de la ciudad; pero por lo general llenas de tristeza y pesar. También son comunes los temas de amor, pero siempre resaltando la virilidad absoluta, el canto a la masculinidad en toda su esencia y como consecuencia el maltrato espiritual a la mujer, que se muestra como un objeto decorativo y sin mucha importancia en el desarrollo de las historias. No falta el constante recuerdo de la muerte, las infaltables comparaciones entre ricos y pobres, y en general la descripción de acontecimientos que suceden en la vida cotidiana.

El fado, como parte del folclore urbano de Portugal, podría ser comparado con otros igualmente establecidos en sus ciudades de origen, como lo es el Tango en Buenos Aires, el Rebetiko en Atenas o el Flamenco en Andalucía. Todos ellos surgen en el siglo 19, en los barrios pobres y marginales de ciudades en desarrollo que poco a poco iban creciendo, como forma de expresión de personas bohemias en tabernas y prostíbulos.

Este género está protegido por varias instituciones portuguesas y considerado como un espectáculo cultural, pero a pesar de ello la popularidad del fado es cada vez menor. Esto se debe principalmente a que muchas personas creen erróneamente que esta asociado a los difíciles años de la dictadura.

¿Quieres saber más sobre las tradiciones en Portugal? Entra en:



Etiquetas:

Categorias: Cultura y tradiciones



Comments are closed.