Castillo de Sintra, arquitectura mora en lo alto

Murallas del Castillo de Sintra

El Castillo de Sintra, también conocido como Castelo dos Mouros o Castillo de los Moros, está ubicado en la población de Sintra, en la región de Estremadura en el centro occidente de Portugal. Este lugar es muy popular porque al encontrarse en una parte alta de la Sierra de Sintra, además de disfrutar de sus exquisitas construcciones, se puede tener una vista maravillosa hasta el Océano Atlántico.

Este castillo que vigila la ciudad desde las alturas, adquiere su nombre porque era una fortaleza mora hasta el final de la conquista portuguesa bajo las órdenes de Don Afonso Henriques en el año de 1147. Después el hijo de este conquistador se dedicó a remodelar este castillo y a reforzar sus defensas, sin embargo siglos después, cuando ya estaba construido el Palacio Nacional de Sintra y se expulsaron los judíos del país, este lugar empezó a decaer.

No fue sino hasta el los años 1800 que se decidió de nuevo restaurar esta edificación, haciendo varios trabajos de reconstrucción ya que estaba en muy mal estado, en los que se agregaron buenos caminos de acceso, miradores y se rodeó de mucha naturaleza para convertirlo así en una atracción turística de la ciudad. Este lugar a principios del siglo veinte fue declarado un monumento nacional y se ha convertido en uno de los lugares más visitados en esta hermosa ciudad.
Interior del Castillo de Sintra

Allí te recomiendo ver las murallas que se encuentran rodeando toda la construcción y que tienen un estilo característico de los moros que tiene una puerta árabe con un arco de herradura, las torres que se encuentran en esta muralla entre las que la más alta es la llamada Torre Real que tiene su cima después de quinientos escalones y la Capilla que es una iglesia consagrada a San Pedro que es de estilo románico portugués que fue hecha en las épocas de Don Afonso Henriques.

Foto 1 Vía: Portuguese_eyes
Foto 2 Vía: Carlos Luis M C da Cruz



Etiquetas: ,

Categorias: Sintra



También te interesará...

Deja tu comentario