Visitar el centro histórico de Castelo Mendo

Castelo Mendo

En la frontera de Portugal con España existen varias pequeñas poblaciones de una belleza pintoresca y con unos monumentos históricos que no te puedes perder, este es el caso de la antigua ciudad de Castelo Mendo.

Esta población está espectacularmente ubicada encima de una colina, rodeada de una naturaleza exuberante, lo que hace que una visita hasta allí sea una experiencia realmente inolvidable.

La forma más fácil de llegar a esta población es en automóvil desde la ciudad de Guarda, hacia la frontera, tomando la autovía IP5, para después seguir las señales que llevan hasta allí. Pero también es posible llegar desde España desde la ciudad de Fuentes de Oñoro, a través de la antigua autovía que la unía con Guarda, y desde la que es fácil ver la población desde la distancia.

Por su parte, el aeropuerto más cercano es el de Oporto, que se encuentra a unos 230 kms. No obstante, si viajáis desde ciudades más alejadas al oeste español es una buena opción dado que este aeropuerto recibe gran cantidad de vuelos de todo el mundo, desde Barcelona a Roma o Berlín, trabajando con las principales aerolíneas españolas, como Iberia.

Toda esta población fue hecha sobre las ruinas de una ciudad fortificada que se erigió en este sitio desde la Era de Bronce y las épocas romanas. Es por esto que aún caminando por allí te puedes encontrar con varios lugares llenos de historia y que le dan un ambiente especial, como son sus murallas que fueron construidas durante el siglo décimo segundo.

Castelo Mendo es una pequeña población que a muchos turistas podría no interesar por su tamaño, pero que tiene un encanto que hace que muchos otros quieran volver. Toda la parte histórica de esta ciudad está rodeada de unas murallas que tienen seis puertas que datan de épocas medievales, entre las que te recomiendo ver la principal que tiene dos estatuas de cerdos a sus lados.

El plan principal para hacer en esta ciudad consiste de simplemente caminar por su casco histórico, en donde puedes ir por estrechas calles que tienen a ambos de sus lados casas de dos plantas hechas de una piedra y con unos estilos muy simples, siguiendo los diseños originales que tenían abajo a sus animales y en la parte de arriba la residencia.

Foto Vía: VRfoto

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Excursiones



Deja tu comentario