La experiencia del Fado en Lisboa

Fado en Lisboa

No se puede pensar en Portugal y su cultura sin pensar en su maravilloso y famoso ritmo, el Fado, que nació principalmente en la parte norte del país, pero ha sabido extenderse y darse a conocer no sólo en todo el país sino en todo el mundo.

Existen dos estilos principales de Fado que son el de Coímbra y el de Lisboa, siendo el primero interpretado por grupos de hombres y el segundo por una sola persona.

Los dos estilos de Fado están acompañados por dos guitarristas, uno que es el que toca la melodía como tal en una de las guitarras de doce cuerdas que son típicas de Portugal, y que están muy relacionadas con el instrumento que fue llevado al país por los ingleses en el siglo diecinueve, y el otro toca una viola de seis cuerdas y es el que da todo el ritmo.

En Lisboa este ritmo, que es usualmente melancólico y con letras que hablan sobre el desamor, la preocupaciones, las tristezas y los dolores; nació como una forma de arte en las partes de la ciudad donde vivían las clases trabajadoras, como son Mouraria y Alfama, a finales del siglo dieciocho y poco a poco se fue extendiendo por todos sus distritos.

Cuando vayas de visita a la capital portuguesa no te puedes ir sin pasar una velada en una de las famosas «casas de Fado» o restaurantes dedicados a este folclor local, lo que te dará una experiencia única que siempre recordarás. Aunque muchos operadores turísticos recomiendan los sitios que están en Bairro Alto, los mejores y los más auténticos están en Alfama.

En esta parte de la ciudad puedes ir a Parreirinha de Alfama, al Clube de Fado o a Sr. Fado, que aunque no es muy grande tiene a la famosa artista local Ana Marina. Pero para mucho, la mejor experiencia cultural de Fado, aunque puede ser la más costosa, es ir a Senhor Vinho, en el distrito de Lapa, en donde se cobra un valor de entrada además de la comida, pero que vale la pena. Si vas a ir en un fin de semana, te recomiendo hacer reservas con anticipación.

Foto Vía: jlastras

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Lisboa



También te interesará...

Deja tu comentario