Las famosas aguas termales de Monfortinho

Monfortinho

En el concejo de Idanha-a-Nova, en el distrito de Castelo Branco, en el centro de Portugal, está la pequeña población de Monfortinho, que es reconocida como un destino para la relajación y el bienestar.

Esta villa está muy cerca de la frontera con España, en la parte oriental del centro del país, por lo que es visitada tanto por locales, extranjeros que están de vacaciones y españoles que viven allí cerca.

Este destino lo encuentras no muy lejos de la ciudad de Castelo Branco, que está a su suroccidente y desde la que se puede llegar en un recorrido de alrededor de una hora. Muchos escogen pasar algunos días allí porque es un lugar muy tranquilo y en él además de poderse alejar del ruido y del movimiento de las ciudades más grandes, pueden aprovechar sus spas y así obtener al máximo a sus beneficios.

El gran éxito que tiene Monfortinho como destino de spas y relajación se debe principalmente al trabajo y al entusiasmo que el doctor José Gardete Martins le puso a este proyecto, entre finales del siglo diecinueve y la primera mitad del veinte. Y es a este hombre al que se le debe el desarrollo de las terapias con las aguas termales locales.

Siendo este el motivo principal de las visitas a la población, su parte más recomendada es su centro de spa que está abierto durante todo el año. Aunque este lugar es recomendado y reconocido principalmente para los tratamientos de enfermedades en la piel y problemas con el aparato digestivo, también es usado para la relajación y el bienestar.

Los manantiales de aguas termales de esta ciudad tienen un alto contenido de Óxido de Silicio, algo que no tienen otros del país. Y además de las piscinas de estas aguas, en este complejo puedes disfrutar de hoteles de tres estrellas, varias piscinas tanto con agua normal como termales, campos de tenis y squash, y hasta una discoteca, que es el sitio preferido por los que se quedan allí para pasar la noche.

Foto Vía: Nuno Fernandes – Férias

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Excursiones



Deja tu comentario