Las 5 visitas imprescindibles en Oporto

oporto

Oporto no es una ciudad enorme, es bastante manejable. Aun así, si no contamos con mucho tiempo para verla, viene bien tener una referencia de cuáles son las visitas imprescindibles.

Una de nuestras primeras paradas debería ser la Iglesia de San Francisco. Este templo comenzó su construcción, a cargo de los frailes franciscanos, en el año 1245. Sufrió un gran incendio que destruyó el antiguo claustro y parte de la iglesia, un incendio cuyas huellas aun se ven en sus muros.

De esta iglesia debemos destacar su interior. Tres naves cubiertas con tallas doradas en las que se emplearon cerca de 300 kilos de oro en polvo. Esta cantidad de oro ocasionó que por un tiempo la iglesia permaneciera cerrada a los devotos, pues se consideraba demasiado ostentosa para la pobreza que había en la ciudad.

Son destacables elementos como el árbol de Jesé, una escultura de madera policromada realmente hermosa, o las catacumbas, un lugar en el que fueron enterrados muchos franciscanos.

La iglesia y Torre de los Clérigos es una de las visitas imprescindibles en nuestro paso por Oporto. La iglesia fue construida en el año 1735 en un llamativo estilo barroco. Cuenta con una fachada muy especial que culmina con la Torre de los Clérigos, posiblemente el monumento más emblemático de la ciudad. Es la más alta de toda Portugal, con unos 76 metros de altura y más de 200 escalones, algo que ofrece un paisaje impresionante sobre toda la ciudad, sin duda una de las mejores vistas de Oporto.

El Palacio de la Bolsa es uno de los lugares más interesantes de la ciudad. Un hermoso edificio sede de la Asociación Comercial de Oporto. Construido sobre las ruinas de un convento, su construcción concluyó en el año 1891.

Está calificado como Monumento Nacional, y razones no le faltan. Cuenta con estancias tan magníficas como el gran patio central o Patio de las Naciones, que se encuentra completamente cubierto de vidrio, dejando así pasar la luz al interior del palacio. Asimismo, son bellísimas las estancias como la Sala Dorada, la Sala de las Asambleas Generales o la impresionante sala Árabe, inspirada completamente en la Alhambra para su construcción e ideada para recepciones oficiales.

Junto al palacio y torre de Clérigos, otra visita que resulta casi imposible olvidar es la de la Catedral de Oporto. Está construida en la parte más alta de la ciudad y es el templo más importante de la misma.

Su construcción comenzó en el siglo XII y aunque ha sufrido bastantes reconstrucciones con diferentes estilos, lo cierto es que sigue impresionando por esos aires medievales de sus orígenes. La mayor parte de la misma es barroca. No obstante, tanto la fachada como el cuerpo son románicos. Asimismo, el precioso claustro es de estilo barroco.

Por último, en esta visita fugaz de los elementos más interesantes de Oporto, os recomendamos los Jardines del Palacio de Cristal. Están situados en la parte alta de la ciudad y es un espacio verde realmente bonito. Además, paseando por allí podremos disfrutar de las vistas más hermosas de la desembocadura del río Duero, un broche final exquisito para nuestro día de visitas.

Si contamos con un poco más de tiempo, quizá nos interesen algunas de estas guías de la ciudad:

Foto vía: alfredoaramburu



Etiquetas: ,

Categorias: Oporto



Deja tu comentario