Los encantos de Tomar, en el corazón de Portugal

Tomar, en Portugal

Tomar, conocida antiguamente como Thomar, es una preciosa ciudad portuguesa situada en el Distrito de Santarém, en el corazón del país. Dicen de ella que es la joya de la corona del Centro de Portugal, y lo cierto es que motivos que fundamenten esa afirmación no faltan.

Es Tomar una ciudad llena de historia. Un rincón mágico en el que la arquitectura habla a los turistas de tiempos pasados, de Templarios y siglos esplendorosos. Lo cierto es que la atracción más visitada en Tomar es el Convento de Cristo, una joya arquitectónica catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. No obstante, en esta ciudad hay mucho más para ver y experimentar.

También destaca el castillo templario de Tomar, construido por Gualdim Pais aproximadamente a mediados del siglo XII. Está situado estratégicamente sobre una colina junto al río. Este lugar cuenta con un puesto privilegiado en el patrimonio nacional, pues es un ejemplo perfecto de la arquitectura templaria.

Toda la ciudad es un monumento en sí. Casas con una arquitectura impecable, perfectamente conservadas, y calles llenas de luz y colorido, que quedan divididas por el parque Mouchao y el río Nabao.

Pasear por Tomar es una delicia. Mientras recorremos su trazado, podemos disfrutar de monumentos como la Sinagoga, construida entre 1430 y 1460. Este lugar sería usado por los judíos hasta que en 1497, el rey Manuel expulsara a los judíos del país. Actualmente es un museo luso-hebraico.

Además, el Convento no es la única construcción cristiana de interés. También destaca la Iglesia de San Juan Bautista, un precioso edificio gótico de finales del siglo XV. Para acceder al mismo, debemos cruzar un precioso portal flamígero, que según parece ser habría sido construido por un artista francés de identidad desconocida.

Si bien es cierto que los encantos arquitectónicos de Tomar son evidentes, cabe destacar que la ciudad cuenta con otros atractivos; y es que Tomar está situada en un paisaje realmente hermoso. Valles profundos, ríos serpenteantes, montañas y una vegetación frondosa a base de pinos y eucaliptos. Es, sin duda alguna, una excelente opción si queremos conocer un paraje de ensueño en el corazón de esta región lusa.

Foto vía:  bnaijeshurun

Imprimir

Categorias: Portugal



Deja tu comentario