Portugal, tierra de castillos

Castillo de Santa María de Feira

Quizá Portugal nos llame la atención por destinos costeros o lugares con tanta historia como Oporto y Lisboa. Sin duda su gastronomía es un reclamo imprescindible, al igual que sus museos. Pero además, en Portugal encontramos Castillos. Sí, castillos de esos de grandes torres e imponentes muros. Quizá no sean los más famosos de Europa, pero lo cierto es que aquí, en Portugal, podemos realizar rutas por algunos castillos medievales de gran belleza, y que todo sea dicho cuentan con un estado de conservación bastante bueno.

Encontramos así el Castillo de Santiago do Cacém, situado en Santiago do Cacém, en la región portuguesa de Alentejo. Este castillo, ubicado encima de una gran colina, cuenta con una gran planta rectangular rodeada de grandes muros de origen musulmán. Un gran recinto que nos adentrará en la historia de esta ciudad.

Si viajáis con niños, os recomendamos el Castillo de Santa María de Feira. Se trata de un castillo construido en el siglo XI, aunque posteriormente fue reconstruido en el siglo XV, y lo cierto es que al verlo, uno puede ver representado a la perfección la idea de castillo infantil que todo niño plasma en sus dibujos. Asimismo, cabe destacar que se trata de uno de los ejemplos más completos de arquitectura defensiva portuguesas.

Otro ejemplo de fortaleza medieval es el castillo de Leiria. Ubicado en este municipio, se trata de un gran castillo emplazado en lo alto de una montaña. Un lugar que nos permite observar un paisaje asombroso y que es visitado por más de 70.000 turistas al año.

El Castillo de Óbidos es otro gran ejemplo de fortificación medieval. Una fortaleza levantada en un pequeño monte que domina por completo la llanura colindante y el río Arnoya. Este lugar es, además de parte importante de la historia del país, una de las Siete Maravillas de Portugal.

Finalmente nos encontramos con el Castillo de Guimaraes, una fortaleza levantada en el siglo X con el fin de defender el monasterio San Mamede. Es cierto que el estado de conservación no es tan bueno como los anteriores, pero merece la pena pasear por su interior y observar sus robustos muros, además del espectacular paisaje que se ve desde lo alto de la muralla.

Puedes leer más en el siguiente enlace sobre «castillos portugueses«

Foto vía: Marinhopaiva



Etiquetas:

Categorias: Portugal



También te interesará...

Deja tu comentario